Recorriendo LOLOL.

Llega el fin de semana y por ende también surgen las ganas de disfrutar de una nueva salida. Muchas son las opciones, salir a comer, ver una película y por que no conocer Lolol, un pueblo que se ubica en altura sobre los 100 metros  y donde aún sus habitantes viven a considerables distancias unas de otras.

Lolol , comuna del Secano Costero de la provincia de Colchagua , es una de la diez comunas de esta provincia de la VI región.

Ubicada a 230 Kms de Santiago, a 73 de San Fernando , a 33 Kms del Lago Vichuquén (VII Región) es una zona netamente agrícola, cuyos habitantes viven de la ganadería, de cultivos tradicionales, de la producción de viñedos y de la silvicultura, a lo que se agrega que muchos pequeños y medianos propietarios agrícolas tienen en producción huertos frutales de hojas perennes y caducas como el palto, olivo , cítrícos, duraznos y otros.

La altura del pueblo sobre el nivel del mar es exactamente de 100 metros, lo cual lo hace muy cercano de la costa del Océano Pácifico.

Cuando nos depositamos en esta comuna, el tiempo parece no existir, su clandestino silencio y la gente de trabajo, sale al encuentro en cada calle mostrándose con sus artesanías, monumentos y costumbres.

La Savia de Nuestras Manos
La Agrupación de Artesanos y Productores de Lolol, nace el año 2000 como una iniciativa de los artesanos y productores de la comuna por organizarse y ofrecer sus productos, rescatar tradiciones y generar una alternativa de desarrollo económico. Es así como se logró implementar una sala de ventas para sus productos la cual está ubicada en las Acacias 20, en el centro histórico de Lolol.

“ Como artesanos tratamos de que nuestras artesanías sean lo más parecido a lo auténtico, que se remonten al origen cultural de nuestro pueblo, preservando las tradiciones e identidad local. Lolol es poco conocido, porque estamos apartados de las grandes ciudades. Nosotros con estas actividades nos abrimos de a poco al turismo, pero lo importante es que es un turismo educativo, donde pueden conocer a nuestra gente, interactuar con ella, visitar la plaza, la iglesia, y la naturaleza que nos rodea, que disfruten con las cosas sencillas que entrega el campo y conozcan la sabiduría del campesino”, señala Jaime Ormazábal , Artesano de la Zona.

El núcleo histórico del pueblo se estructura en torno a la Iglesia de la Santísima Natividad de la Virgen de la Merced y a la plaza triangular ubicada al frente de la misma. La Iglesia y la Plaza forman el vértice de un triángulo cuyos lados están conformados por las calles Los Aromos (Ex calle Comercio), Las Acacias y Las Achiras. Este es el sector que se declararó Zona Típica,  con el objetivo de garantizar la permanencia de los valores históricos, paisajísticos, arquitectónicos y urbanos que la hacen merecedora del nombramiento.

Una actividad reconfortante estando en Lolol es visitar el museo creado en 1996, un espacio pequeño que acoge con sus singulares historias, como la de la conocida Sra Luisa Muñoz, quien tuvo 20 hijos y usaba barba y bigotes hasta su muerte, como una forma de demostrar su fuerza. La aparición de objetos que han formado la historia también puede ser vistos y tocados, como es el caso del proyector que se usó para ver las primeras películas de chaplin, joselito entre tantas. Las primeras radios también se conservan tras vitrinas y los objetos que usaban los indígenas para elaborar sus alimentos. A la venta actualmente en el museo se encuentran documentales, para llevar y ver los registros que se han realizado sobre la tranquila vida de los niños en los colegios rurales.

El Valle de los Artistas
190 hectáreas de terreno forestal de la comuna de Lolol se han transformado, en una de las más innovadoras empresas llamada el valle de los artistas.

Los artistas plásticos contemporáneos recibieron media hectárea de terreno en Lolol  a cambio de que algunas de sus creaciones sirvan para alimentar la colección que se exhibe en el Museo de Artes Visuales (MAVI). El proyecto se ubica en la comuna de Lolol en el sector de Ránguil, y esta abierto a la visita del público quienes pueden conocer la peculiar arquitectura con la que cada artista ha decidido hacer sus casas talleres, además se pueden visitar los talleres colectivos al aire libre y las plazas de esculturas .Como parte del proyecto en la entrada del recinto se ha construido una casa comunitaria, que tiene sala de exposiciones y una amplia terraza en donde es posible realizar seminarios y todo tipo de actividades de promoción cultural.

La pasión en este lugar se comparte con el turismo moderno que ofrecen las destacadas viñas, es un lugar para descubrir la imaginación de quienes elaboran artesanías, vivir un tiempo de ocio y disfrutar de la simpleza y armonía de una comuna noble que ofrece ese calor de hogar.